Muchas personas mastican chicle como un snack, porque les gusta el sabor o la distracción que proporciona. Algunas personas lo mastican para aliviar el estrés o incluso una herramienta para reducir los antojos a ciertas comidas.

La próxima vez que tengas ganas de masticar chicle toma en cuenta las consecuencias de masticar chicle van más allá de los daños a tu salud bucal, de acuerdo con una investigación del Hospital Universitario Charité de Berlín.

1. Puede provocarte gases o que te sientas sin apetito, ya sea por los ingredientes o por el aire que tragas.

2. Algunos chicles sin azúcar contienen sorbitol que es un laxante que puede ocasionar diarrea crónica y dolor estomacal.

3. Dolor de cabeza.

4. Masticar chicle aumenta la producción de saliva por más tiempo de lo normal, lo que provoca que el metabolismo reaccione lento.

5. Dolor en las mandíbulas.

6. Causará daño en la dentadura.
 
7. Te provocará antojos de comida chatarra.