Imaginen lo siguiente: suena su iPhone, es una llamada importante, lo toman, su cámara se activa, toma una foto de su cara y se desbloquea. Quizá puedan empezar a considerar esa posiblilidad como real.

El 31 de marzo de este año, Apple patentó un sistema de bloqueo y desbloqueo de reconocimiento facial para móviles, con el que un simple selfie les dará acceso a su iPhone.

Este software no es nuevo y funcionará de manera muy similar a otros registros biométricos como la huella dactilar o el reconocimiento de voz. Sin embargo, la mejoría consiste en el sistema que no solo se aplicaría en el momento del desbloqueo. Además, el invento no está pensado solo para el smartphone de Apple, según el sitio de noticias español "TecnoXplora".

En la imagen explicativa de la función, pueden observar una figura humana frente al dispositivo. Si el rostro no coincide con el de su dueño, el teléfono se bloqueará automáticamente, de acuerdo con la información de la patente número US8994499B2  de la manzanita.

Por último, en los detalles del informe se presume que la patente será usada en coches inteligentes, que podría usarse para evitar robo de automóviles en el futuro.