Un equipo de investigación japonés anunció que había logrado prever, de forma retrospectiva, la llegada de tifones dos semanas antes de su aparición, un avance que podría ser empleado a partir de 2020 para limitar los efectos de este temido fenómeno.

El equipo trabajó utilizando los datos de ocho tifones ocurridos en 2004 y consiguió evidenciar los indicios que habrían permitido predecir con una fiabilidad del 40 % la llegada de cuatro de ellos (los más potentes), dos semanas antes de que se produjeran. 

"Como los ciclones tropicales causan siempre terribles pérdidas humanas y materiales, es importante anticiparlos y limitar sus efectos en base a previsiones precisas sobre su trayectoria, su intensidad y su proceso de formación con tiempo suficiente para poder reaccionar", señaló el equipo dirigido por Masuo Nakano, del instituto Jamstec. 

Además del nuevo programa informático, que tiene en cuenta los movimientos de las nubes en torno al planeta, "la utilización del superordenador japonés K (con una potencia de cálculo de 10 petaflops) ha permitido llevar a cabo numerosos y extensos experimentos para determinar la capacidad de predecir la creación de tifones tropicales", explicaron.

Estos meteorólogos calculan que para tomar las precauciones necesarias para reducir significativamente los daños de un tifón como el ocurrido en Filipinas, haca falta preverlo con un anticipo de dos semanas a dos meses.