Científicos de una universidad del Norte de China desarrollaron un sistema de conducción basado en las ondas cerebrales.

El sistema se coloca en la cabeza del conductor y es capaz de reconocer comandos como el encendido del vehículo, avanzar, retroceder, cerrar y frenar.

Es el primer modelo de "conducción con la mente" que se ha creado en China pensado para ayudar a las personas con capacidades diferentes.

"Monitoreamos la señal de las ondas cerebrales con sensores, la computadora las interpreta y podemos decirle al carro que se mueva", declara Duan Feng, investigador de la Universidad de Nakai.

Sin embargo, enfatiza que realizarán más pruebas antes de llevar el concepto a la comercialización y producción masiva. También temen que tengan algunos impedimentos legales.

"Uno de los retos que afrontamos es que las ondas cerebrales varían de persona a persona, así que no tendríamos que modificar los sensores del carro sino indagar más sobre la mente y el cerebro", concluye Feng.