Investigadores de la Universidad de Queen en Canadá, de la Universidad del Sur de California en Estados Unidos y del Rochester Institute of Technology de República Dominicana, descubrieron que los anuncios de las aplicaciones libres pueden utilizar hasta un 16% más de batería que las aplicaciones que no tienen.

Los expertos aseguran que, en promedio, las apps gratis ocupan un 79% más datos de red, lo que puede traducirse en gasto para el usuario. Además, cuando estas se abren, se descargan o se instalan, los anuncios empiezan a consumir carga, según el reporte de la University of Southern California.

William Halfond, uno de los autores de la investigación explicó que los desarrolladores incluyen esta publicidad como una forma de ganar dinero con sus creaciones. Sin embargo, estos anuncios consumen datos, energía y memoria que desgastan al móvil.

La combinación de todo lo anterior puede reducir el tiempo de batería de dos a dos horas y media por día, lo cual puede ser la diferencia en un mundo tan competitivo como el mercado de apps, concluyó el científico californiano. Los resultados de la investigación serán presentados oficialmente en la "International Conference on Software Engineering" que se celebrará en Italia.