Unos 150 delfines quedaron varados en una playa del noreste de Japón y las personas trataron de auxiliarlos, se informó el viernes.

Los delfines estaban tendidos en una franja de unos 10 kilómetros (6 millas) en la ciudad costera de Hokota, en el noreste de Tokio.

Algunos de los cetáceos, la mayoría de ellos delfines cabeza de melón, fueron hallados con vida, pero estaban extremadamente débiles y murieron.

Imágenes de la televisión mostraron a decenas de personas cargando recipientes con agua que vertían sobre los delfines, mientras otros los cubrían con toallas mojadas para evitar que se secaran.

Autoridades de la ciudad, la guardia costera y un acuario están trabajando para rescatar a los cetáceos, que miden entre 2 y 3 metros.

La televisora pública NHK reportó que la guardia costera logró regresar con vida al agua a tres de ellos.

Encallamientos menores han ocurrido en los últimos 15 años, como el caso de 50 delfines hallados en una playa cercana en 2011.