Todos nos sentimos abrumados y estresados en algún momento. Tal vez un problema familiar, alguien de la oficina te quitó la paciencia que tenías, estás enfero o alguien cercano lo está.

¿Y qué puedes hacer cuando te sientes así?

Si te sientas a analizar verás que en tus manos está controlar la forma en que manejas tu reacción antes las situaciones que no puedes cambiar.

Te compartimos algunos consejos que te ayudarán a reducir el estrés en pocos minutos.

1. Ejercicio

Una forma de evitar el estrés y la ansiedad es empezar a moverse. Puedes inscribirte en un gimnasio, hacer ejercicio en tu dormitorio o en el garaje, o simplemente dar un paseo. Es una gran manera de conseguir endorfinas y sentirte más feliz.

2. Sonríe

Sonreír y reír es una de las mejores maneras de aliviar al instante tu estado de ánimo. Una buena broma con un amigo, una buena película con tu pareja o simplemente sonreírle al brillo el sol.

3. Escucha música

La música es una de las mejores maneras para relajarse y desestresarse, además es popular entre la gente de todas las edades, niveles de ingresos y otros factores. Elige la música que te gusta, Sin embargo, por lo general es más eficaz cuando se elige algo tranquilo. Escucha música que te haga sentir descansado y tranquilo.

4. Leer

La lectura es también una buena manera de eliminar el estrés. Elije un libro alegre, que sea cómico, romántico, o que te haga sentir bien. También, puedes leer un libro religioso o espiritual, si es que te interesa. Cualquier libro que de un mensaje bueno y positivo sobre el mundo o las personas te puede ayudar a sentirte mejor y a estar más relajado.

5. Visualización

Imáginate en un lugar donde quisieras ir. Tu cuerpo no puede decir la diferencia entre un pensamiento y un hecho real, así que lleva tu escena pacífica a la mente la próxima vez que te sientes estresado

6. Agradece

Cuando estás estresado, trata de contar tus bendiciones. Escríbelos ya que siempre hay algo por lo que estar agradecido, a veces es tan simple como poder levantarse. Piensa en todas las cosas que son buenas en tu vida. Cuando te centras en la gratitud, también verás más lo bueno en tu vida. Cuando piensas en negativo, es más fácil sentirse enojado y estresado. El pensamiento positivo, por el contrario, ayuda a diluir tu ira y trae más cosas buenas que se sienten bien.

7. Respira

Si estás atrapado en las fuertes emociones que vienen con el estrés, toma un momento para respirar lenta y profundamente. Esta acción tiene múltiples beneficios. Cuando respiras profundamente envías más oxígeno a tu cerebro para mayor claridad de pensamiento y relajas los músculos.