El personaje de Undertaker desde siempre ha contado con una gran mística dentro y fuera de los cuadriláteros que han ayudado a convertirlo en una leyenda viviente. 

Mark Callaway, el humano que le ha dado vida al "Hombre Muerto" por un cuarto de siglo, ha mantenido su vida privada al margen e, incluso, hay historias del propio Vince McMahon, presidente de la WWE, de que "Taker" y el hombre de 49 años nunca se separan. 

"Todos nos reímos en los vestidores. Yo cuento bromas y todos se sonríen, todos menos Undertaker, a él es casi imposible sacarle una sonrisa", ha comentado en reiteradas ocasiones el mandamás de la empresa. 

Entonces, ¿qué es lo único que logra sacar del lado oscuro a Mark Callaway/Undertaker? La respuesta no es tan complicada. En la intimidad de su familia, al lado de su mujer, la ex diva Michelle McCool, y sus hijos, el "Enterrador" es capaz de mostrar su lado más tierno. 

Enigmático como siempre, Undertaker aún no aparece en los escenarios de la WWE, a pesar de que Bray Wyatt lo ha retado a una pelea para Wrestlemania XXXI, aunque si ha revelado en sus redes sociales que "entrenó para volver" al lado de su inseparable esposa.