Aaron Hernández, exjugador de la NFL, fue puesto bajo estricta vigilancia en prisión, luego de que el pasado 15 de abril fuera sentenciado a cadena perpetua por el delito de homicidio en primer grado.

Tras la sentencia, el exala cerrada de los Patriotas, acusado de asesinar a Odin Lloyd, fue transferido a la prisión MCI Cedar Junction del estado de Massachussets, mientras se decide cuál será la cárcel donde estará de manera permanente, informó el sitio web estadounidense TMZ.

Hernández no es tratado como un preso cualquiera. El exNFL fue separado de la población del reclusorio en general, no sólo para su propia protección (es un recluso de alto perfil), sino también para que los oficiales puedan evaluar su comportamiento y decidan con base en ello, en qué lugar cumplirá su condena.

Eso sí, Hernández ha sido colocado bajo estricta vigilancia para evitar un suicidio, pues de acuerdo con los oficiales, muchos condenados a cadena perpetua intentan quitarse la vida tras conocer su sentencia. Lo que no quedó claro es por cuanto tiempo el exfutbolista será vigilado, añadió TMZ.