Zlatan Ibrahimovic nos tiene acostumbrados a goles espectaculares, extravagantes y hasta raros, pero este viernes marcó uno que sorprende por la facilidad con la que llegó.

Rumbo a la Eurocopa 2016, Suecia, visitó a Moldavia y consiguió una victoria de 2-0. Por supuesto, ambos tantos fueron marcados por Zlatan. 

Corría el minuto 46, cuando el arquero moldavo quizo rechazar el balón con un disparo largo... pero el tiro no se elevó demasiado y se estrelló en la cabeza del delantero para ir directamente hacia adentro de la portería y marcar así el 1-0. El 2-0 lo anotó Zlatan vía penal.