El entrenador de la Selección de Costa Rica, Paulo Wanchope, dejó atrás el espíritu del juego limpio, y después de haber finalizado el encuentro en las selecciones sub-23 de Panamá y Costa Rica, se dio de golpes con un seguridad del estadio.

La molestia de Wanchope, quien este miércoles renunció como técnico de la Selección de Costa Rica, habría sido la actuación de la cuarteta arbitral. El estratega se encontraba allí, observando el encuentro entre los combinados juveniles, que terminó 0-0, en la primer jornada del Eliminatorio Preolímpico de Uncaf.