El campo del club TJ Tatran Cerny Balog en Eslovaquia, es sin lugar a dudas, uno de los más curiosos del mundo, por una razón en especial.

Resulta que un tren pasa todos los días por su cancha, específicamente pasa entre el terreno de juego y las gradas, mientras los futbolistas están jugando y el público ve el encuentro. El tren saca humo y hace un ruido espantoso, pese a ello, los espectadores ya están acostumbrados a ello.