Un día como hoy, pero hace 22 años, el cubano José Canseco quien se dio a conocer por su poder con el bate y como parte de los Atléticos de Oakland, campeones de la Serie Mundial en 1989, se convirtió en el foco de la atención de una forma en la que nunca hubiera querido.

En el juego en el que su equipo en ese momento, los Vigilantes de Texas disputaba contra los Indios de Cleveland, Canseco perdió de vista la pelota luego de un elevado que Carlos Martínez conectó al jardín derecho y ésta rebotó contra su cabeza antes de irse detrás de la barda.

Los umpires cantaron el cuadrangular para Martínez para la sorpresa del propio Canseco quien esa temporada conectó 31 jonrones e impulsó 90 carreras.

Años después, el cubano-americano fue noticia por su implicación en el uso de sustancias prohibidas pero también por haber "delatado" a varios de sus colegas como Rafael Palmeiro a través de los libros que escribió.