Harry Forrester intentó ser amable con su rival y respetar el "fair play", pero terminó anotando un polémico gol. El jugador del Doncaster Rovers, de la tercera división de Inglaterra, recibió el balón después de un lateral y quiso devolverlo a su rival, el Bury, que lo había lanzado fuera para atender a un futbolista lesionado.

Pero su acción terminó siendo una falta de respeto porque le pegó tan fuerte al balón, que se anidó en la portería, cuando se jugaba el tiempo de reposición. Después de discutir la acción, Forrester asumió su error y dijo que no había sido su intención, por lo que el Doncaster debió dejarse anotar para igualar el juego 1-1.