El arquero del Naft Tehran, Alireza Beiranvand, de 22 años, logró mandar el balón hasta el borde del área contraria en un juego de la liga iraní.

La jugada por poco y termina en un monumental gol, más por la asistencia que por la anotación.