Este joven guardameta, seguramente nunca olvidará este tiro penalti, que terminó en su arco después de haberse estrellado en el travesaño y elevado por varios metros.

El portero vio cómo el balón salía elevado y decidió alejarse y celebrar el aparente fallo del lanzador, pero el esférico cayó, rebotó e increíblemente terminó en las redes.

Al voltearse y ver el balón, el joven intentó correr, pero ya era demasiado tarde.