El temperamento de Luis Suárez nunca cambiará. El uruguayo se molestó con Neymar en la práctica del Barcelona, al tal punto que le propinño un empujón.

Los futbolistas culés hacían el tradicional "torito", cuando el delantero charrúa se enojó porque no pudo quitarle el esférico al brasileño.

Aunque la molestia solo fue momentánea, pues el entrenamiento continúo con normalidad, la acción de Luis Suárez volvió a poner en duda su estabilidad emocional.

Mira el video: