En medio de un partido entre el Racing de Avellaneda y el Belgrano, el fin de semana en Argentina, un aficionado decidió lanzarle una hamburguesa al portero rival, Juan Carlos Olave, quien sorprendió con su reacción. 

En lugar de enojarse y hacer a un lado el alimento, Olave se inclinó, lo levantó y se lo comió. El portero hasta hizo el gesto de degustar la hamburguesa y luego la puso a un lado de su portería.