La belleza de algunas aficionadas puede desconcentrar hasta a los miembros de su propio equipo. Eso lo vivió Pablo Armero, defensa colombiano, quien tuvo una peculiar reacción al ver en la patalla del estadio a tres aficionadas de su seleccionado. 

Ocurrió en el partido de este domingo entre Colombia y Kuwait, en el que los sudamericanos se impusieron 3-1 y Radamel Falcao se convirtió en el máximo anotador de la “tricolor” junto a Arnoldo Iguarán con 24 anotaciones. 

Pero el momento más recordado del encuentro es el que protagonizó Armero. El lateral del AC Milán estaba en la banca cuando en la pantalla gigante  del estadio aparecieron tres hinchas colombianas que al verse ahí, saludaron a las cámaras con alegría. Entonces Armero se levantó de la banca y tras un extraño baile, se tocó sus partes íntimas.