Poco antes de entregarle a los jugadores del Melbourne Victory el trofeo de campeones de la A-League, Frank Lowy, el presidente de la Federación de Australia, sufrió una espectacular caída desde el podio la cual dejó sorprendidos a todos y asustados durante algunos minutos.

Los futbolistas olvidaron por un momento su triunfo 3-0 contra el Sydney FC en el partido definitio y vieron con preocupación mientras el dirigente era atendido.

Afortunadamente, Lowy se reincorporó pronto a la ceremonia y le entregó el trofeo al club que terminó como el mejor de la campaña.

* Con información de agencias