En pleno partido de la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey entre Atlético de Madrid y Barcelona, Jordi Alba recibió una "falta" por parte del juez de línea.

El defensa sacó el balón de la cancha y cuando se disponía a regresar a la cancha fue golpeado con el banderín por el réferi, quien no se percató que el español corría atrás de él.

El partido de ida terminó 1-0 con ventaja para el Barcelona, mientras que los culés ganan 3-2 hasta los 45 minutos de la primera parte del duelo de vuelta.

Mira el curioso momento: