Sucedió en el clásico Serbio.

Un empate sin goles dejó como resultado un montón de lesionados y una expresión de violencia brutal luego del partido entre los clubes Estrella Roja y Partizan.

Por lo menos 50 personas resultaron heridas y 40 más, detenidas, luego de los violentos enfrentamientos entre los seguidores de cada equipo. De hecho, el partido se pospuso 40 minutos por culpa de ellos, ya que comenzaron a lanzarse piedras mutuamente y a golpearse con palos. Fuera de eso, el juego tuvo que suspenderse por otros siete minutos más porque lanzaron bengalas.

La policía afirma que 20 de sus efectivos fueron lesionados tratando de acabar con el enfrentamiento, reportó el diario "El Nuevo Herald".

En la galería verán la ingeniosa estrategia que usaron en Brasil para acabar con la violencia en los estadios. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".