Miles de aficionados salieron a las calles de Barcelona para ver el paso del equipo azulgrana, que sobre un enorme autobús exhibió su quinta copa de Champions League, ganada el sábado frente a la Juventus de Italia.

Los seguidores abarrotaron las calles y avenidas y al ritmo de cánticos, silbidos y aplausos, agitaron sus banderas, bufandas y todo tipo de implementos con los colores azulgrana, para agradecerle a su equipo el triplete conseguido esta temporada.

El FC Barcelona, dirigido por Luis Enrique, se acreditó el título de Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones de Europa.