El año ha sido inolvidable para el Real Madrid, que el sábado conquistó el Mundial de Clubes y cerró 2014 con una cosecha de cuatro títulos, lo que eleva el listón para 2015 y hará que el equipo tenga que imponerse todavía un mayor nivel de autoexigencia.

El madridismo disfrutó el sábado de un fin de fiesta perfecto para un 2014 en el que luce por encima de todo la "Décima" Copa de Europa conseguida por el equipo, todo un récord que permitió cumplir con un objetivo, casi una obsesión, que perseguía al equipo desde hacía doce años.

Junto a Champions y Mundial de Clubes, el Real Madrid también ganó la Copa del Rey y la Supercopa de Europa. Dejó escapar la Liga española, después de haber quedado por detrás del Atlético (campeón) y del Barcelona, y la Supercopa de España, donde perdió el duelo a ida y vuelta ante el Atlético, que había sido su víctima tres meses antes en la final de la Liga de Campeones en Lisboa (4-1).