El equipo parisino nunca inquietó al equipo azulgrana, que al descanso ya tenía la eliminatoria sentenciada con los dos goles del astro brasileño (14 y 34).

El equipo azulgrana realizó una excelente primera parte y el marcador con el que se llegó al descanso reflejó la diferencia entre ambos rivales, tanto en juego, como en intensidad y voluntad de buscar el triunfo.

En una gran conducción de Andrés Iniesta, el centrocampista manchego se deshizo de tres rivales y al llegar a las proximidades del área metió un pase en profundidad a Neymar que el delantero brasileño convirtió en el primer tanto.

Ese gol pareció sentenciar a un rival con la moral muy frágil y que en ningún momento creyó posible la remontada.

Poco después de la media hora, el Barça acabó con cualquier posibilidad de sorpresa en una jugada entre brasileños: Dani Alves centró desde la derecha y Neymar cabeceó al fondo de la red el segundo gol azulgrana.

La segunda parte fue un trámite, que aprovechó Luis Enrique para dar descanso a jugadores básicos como Iniesta, Sergio Busquets y Luis Suárez, mientras que el PSG buscó al menos el gol del honor.

Yohan Cabaye, con un tiro lejano que se fue fuera, y zlatan Ibrahimovic, con un disparo potente desde la frontal que despejó el germano Marc André Ter Stegen, tuvieron las mejores ocasiones para marcar, pero se fueron de vacío de Barcelona .

* Con información de agencias