Palermo, quien ahora es el entrenador del club Lanús, dio una muestra de su habilidad atlética para hacer broma de una caída que sufrió durante el partido que su equipo empató 0-0 contra el Arsenal de Sarandí por el Torneo argentino de futbol.

Cuando el exdelantero le daba instrucciones a sus jugadores desde el área técnica, Óscar Benítez, uno de los futbolistas del equipo contrario corrió a tratar de mantener el balón dentro de la cancha y accidentalmente lo derribó.

De inmediato Palermo puso sus manos en el suelo y comenzó a hacer "despechadas" para darle un toque especial a lo sucedido.

En las gradas se hizo escuchar una gran ovación para el "Titán" que sonrió y siguió con el trabajo con sus jugadores.

No cabe duda que los días de locura de Palermo no terminaron cuando éste decició ponerle fin a su carrera en la que destacó como parte de Boca Juniors.

* Con información de agencias