Como ya es una costumbre, la ciudad deportiva del Real Madrid se llenó de aficionados que esperaban la salida de los futbolistas para conseguir una foto o un autógrafos de ellos.

Ese fue el deseo de un niño que acudió a Valdebebas con la intención de saludar a Cristiano Ronaldo, su ídolo, de quien llevaba la camiseta, una foto y hasta su peinado.

Sin embargo, este pequeño aficionado no pudo cumplir su sueño debido a que el astro portugués abandonó a toda velocidad la ciudad deportiva en su automóvil. Al ver a su ídolo marcharse, el niño rompió en llanto.

Su madre, enfadada, habló ante las cámaras para pedirle humildad al portugués. “Es sólo un niño, con los millones que se gana al año, qué le cuesta (saludar a sus fans)”, señaló la madre.