En la victoria 3-1 de la Juventus  contra el AC Milan, Leonardo Bonucci, defensor del actual líder de la Serie A italiana, marcó el segundo tanto cuando se jugaba el minuto 31, algo que celebró con una maniobra que le pudo haber provocado una lesión.

Bonucci corrió hacia las tribunas detrás de la portería del equipo visitante, pero cuando trató de saltar una valla publicitaria no alcanzó a pasar encima de ella y se tropezó.

Sus compañeros corrieron en su auxilio y el jugador levantó el dedo pulgar en señal de que no sufrió consecuencias negativas.