Reggie Jackson tuvo un aceptable debut como nuevo jugador de los Pistones de Detroit, aunque su primer partido en una nueva franquicia se vio opacado porque se sintió mal y vomitó en la duela. 

El ex jugador del Thunder de Oklahoma marcó  17 puntos hasta que se descompensó, algo que justificó su nuevo coach Stan van Gundy. 

"Estaba muy excitado con su estreno y cuando lo retiramos la primera vez de la cancha le ganaron los nervios", indicó Van Gundy al término del encuentro. 

Mira el video: