Este habilidoso chico, disfrazado del Hombre Araña, dejó con la boca abierta a todos los que se encontraban en una cancha de baloncesto al aire libre, al realizar movimientos increíbles.

Spiderman jugó con cuatro rivales, y los venció por marcadores abultados.