Gran revuelo por su alta carga sexual ha causado en Estados Unidos un nuevo anuncio para el Super Bowl, en el que aparece la modelo Charlotte McKinney.

La hermosa rubia camina por la calle mientras se come una hamburguesa Carl's Jr, que anuncia. En su trayecto, diferentes objetos y alimentos cubren partes de su cuerpo. Al final se ve que no está desnuda.