Lorenzo tenía claro que, luego de haber sido operado 37 veces en los últimos años para combatir el cáncer y haber pedido asistencia para morir, quería ver en vivo al equipo de futbol que seguía desde que era un niño.

Luego de varios trámites, el Club Brujas lo invitó a él y a su familia a ver el partido que jugó contra el Mouscron, por la Liga Jupiler, en el estadio Jan Breydel, algo que de inmediato hizo que Lorenzo pospusiera por un día la fecha de su muerte asistida.

Una ovación de 20 mil personas lo acompañó cuando ingresó al campo para hacer el saque de honor del encuentro que su equipo ganó 3-0 y luego recibió de la afición del equipo otro regalo cuando esta le coreó "You´ll never walk alone" ("Nunca caminarás solo"), algo que el equipo le dedicó luego en su cuenta en Twitter.

"Mi mayor deseo antes de morir era ver a mi equipo ganar una vez más y ese sueño se hizo realidad, puedo morir en paz y celebraré desde el cielo", dijo Lorenzo quien un día después ingresó al hospital para dejar de existir.
 

* Con información de agencias