"Tacubo luchador" estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM, máxima casa de estudios de México, institución que en 2013 le otorgó un reconocimiento por su labor en contra del bullying escolar.

La muerte en el cuadrilátero del luchador mexicano "El hijo del Perro Aguayo" ha prendido las alarmas sobre los riesgos que existen para los que practican este deporte. Ante ellos, diversos luchadores han levantado la voz para defender su gremio.

En entrevista con este medio, "Tacubo Luchador", una de las estrellas de la lucha libre mexicana con más de 15 años de experiencia, fue tajante al señalar que "la lucha no es un juego, hay que entrenar para hacerla de verdad".

Quien tomara su nombre en honor a la banda de rock mexicana "Café Tacvba", señaló que los luchadores conocen que "uno sube al ring y no sabe si bajará o cómo bajará: golpes, desgarres, fracturas y hasta la muerte" son algunos de los incidentes que pueden sufrir en cada actuación; tal como le sucedió al también conocido como "líder de la jauría". "El hijo del Perro" falleció la madrugada del sabado después de sufrir traumatismos cervicales durante una pelea con Rey Misterio Jr. en una función realizada en Tijuana, ciudad al norte de México.

Precisamente para disminuir el riesgo de una lesión mortal, "Tacubo" indicó que "estamos obligados a ser expertos en la práctica de nuestro deporte, por seguridad de nosotros mismos y de los rivales a los que nos enfrentamos". Aunque conoce que debe brindar un espectáculo al público, también está consciente en que "requiere una preparación mental y física integral... No es pegar por pegar o dar un golpe y lastimar sin sentido".

No cuidar su salud fisica también es un factor importante y un padecimiento previo podría aparecer en el ring debido a que "la presión se te puede bajar arriba del encordado", por lo que es una responsabilidad de los luchadores "subir al cuadrilátero totalmente sanos".

Sobre las medidas de seguridad en las arenas donde se realizan las peleas, hace un llamado de ayuda debido a que ha sufrido dos fracturas de clavícula y "en ambos momentos no había doctor ni ambulancia en la función para atender alguna emergencia", por los que pide que haya mayor atención médica en el lugar de la lucha, además de que los organismos corresponientes hagan su trabajo y se cumplan las normas principales de seguridad tanto para luchadores como para aficionados.

En la galería de fotos pueden observar la espectacularidad de la lucha libre profesional.