Mientras el Barcelona sufría en la cancha por la dura defensa del Celta, en las gradas del Estadio de Balaídos de Vigo, una pareja llamaba la atención.

Durante el transcurso del partido, las cámaras captan a diversos aficionados en la tribuna y, esta vez, un matrimonio fue la sensación durante algunos instantes. Resulta que ambos tenían camisetas donde se vendían el uno al otro, mientras ella llevaba el mensaje “vendo a mi marido”, él respondía: “Vendo a mi esposa”.

Las camisetas, además, tenían una especie de contrato con letras pequeñas, y hasta el final, una aclaración para los posibles compradores: “No se aceptan devoluciones”.

A final de cuentas, ellos le pusieron un poco de humor al partido, mientras que Barcelona dejó de sufrir al 73' gracias a un gol de Jeremy Mathieu, que le dio la victoria a los catalanes.