Como si se tratase de una película de terror, Jacques van der Sandt, un jugador de golf fue asesinado por un cocodrilo que medía más de tres metros y medio, en Sudáfrica.

Según el periódico "Daily Mail", Van der Sandt, de 29 años, fue sorprendido cerca de las 22:00 horas, cuando buscaba bolas de golf dentro de un lago en el Shuzuka Golf Club, en el Parque Nacional de Kruger.

La policía explicó que el cocodrilo atacó a Van der Sandt cuando éste permanecía de pie, con el agua hasta la cintura, después de haber hecho una apuesta con un amigo para ver quién recogía más bolas.

El animal que arrastró a su víctima bajo el agua, fue asesinado horas más tarde por la policía, que además detalló que el cuerpo de Van der Sandt, fue encontrado con marcas de dientes en la espalda y el pecho.