Los luchadores Big Russ McCullough, Ryan Sakoda y Luther Reigns demandaron a la WWE por los daños cerebrales que sufrieron debido al "excesivo maltrato" que se da en la empresa estadounidense. 

En nombre de los peleadores actuales y antiguos, McCullough, Sakoda y Reigns, acusan a la compañía de Vince McMahon de provocar demencia y Alzheimer por la brutalidad extrema a la que son expuestos en el cuadrilátero.

Los demandantes indican que, aunque la lucha libre es un guión, en la WWE se "negocia la violencia" con el uso de instrumentos como sillas, escaleras y mesas. 

En la demanda también se menciona que la empresa del entretenimiento deportivo obliga a los luchadores a pelear, a pesar de encontrarse lastimados. 

Por último, McCullough, Sakoda y Reigns ponen el ejemplo de la muerte de Chris Benoit. Luego de que el difundo luchador matara a su esposa e hijo, para después quitarse la vida, en la autopsia se apreció que contaba con un "cerebro de un paciente de Alzheimer de 85 años".