La comunidad guatemalteca arropó y celebró como nunca la presea del marchista Erick Barrondo en la prueba de 50 kilómetros.

"Barrondo sos grande", "sos un orgullo", "te queremos Erick" y "viva Guate" le dijeron los guatemaltecos que apoyaron al de San Cristóbal Verapaz durante la extenuante prueba que se celebró en el Ontario Place West.

Apenas al terminar la ceremonia de premiación, Barrondo se dirigió hacia los costados, le dio la mano, las gracias, le firmó autógrafos y se tomó cualquier cantidad de fotos con sus compatriotas.

Fue un momento muy emotivo en el que las lágrimas acompañaron al atleta quien luego invitó a su compañero Mario Bran para que fuera saludado por los presentes.

"Gracias a ustedes nunca me sentí solo aquí", señaló Erick con ellos antes de despedirse e ir a descansar luego del esfuerzo que puso para darle al país su décima presea en estas justas.