El defensa Thiago Silva admitió este domingo en Viena, donde Brasil juega el martes un amistoso ante Austria, que está "triste" por haber perdido el brazalete de capitán y dejó ver que está dolido por la falta de comunicación al respecto.

El jugador del París Saint-Germain explicó en su conferencia de prensa que nadie había hablado con él sobre él, ni el seleccionador Dunga, ni su compañero Neymar, el nuevo capitán.

"Es un momento triste, pero forma parte del fútbol. Voy a tratar de hacer mi trabajo para ayudar al grupo de la mejor manera", apuntó.

En vísperas del primer partido de la nueva etapa, una victoria por 1-0 sobre Colombia en un amistoso en Miami, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) anunció que Neymar iba a ser el capitán.