Al igual que un día lo hizo Mario Balotelli, Dusan Tadic celebró sin camisola y mostró su trabajo de pesas luego de haber anotado el único tanto del partido que su equipo, el Southampton, ganó como visitante en la cancha del Manchester United.

El festejo le costó al serbio ver la tarjeta amarilla, pero logró darle una alegría grande a su equipo que busca la permanencia en la Liga Premier de Inglaterra.

Para el United la derrota significó otro episodio en una temporada en la que ha sufrido mucho y en la que la reconstrucción del plantel no ha resultado efectiva para el entrenador Louis Van Gaal.