El seleccionador de Corea del Norte, Yun Jong-Su, fue suspendido un año debido a su reacción violenta en los Juegos Asiáticos en octubre, informó la Confederación Asiática de Fútbol (AFC).

Luego de la derrota (1-0) de su equipo frente a su máximo rival, Corea del Sur, en la final del torneo que se disputó en Incheon, Yun cargó con insultos contra los responsables de la competición. También acusó al árbitro del partido de favorecer a los surcoreanos, que jugaban en casa.

La AFC precisó que, pese a esta suspensión de un año en todas las competiciones de la AFC, Yun podrá seguir como entrenador de Corea del Norte y asistir a los entrenamientos de su equipo, pero no tendrá acceso a los vestuarios ni al terreno de juego.