Se jugaba la última fecha del fútbol inglés en el estadio Old Trafford. El Manchester United recibía al Bournemouth, aunque el campeón ya se había definido (por si no lo saben, fue el Leicester).

Pero una alerta de seguridad obligió la evacuación del recinto. Se habría encontrado un "paquete sospechoso", lo que puso en marcha una operación llamada "Código rojo", la que obligó la evacuación total del estadio y luego la suspensión del partido, que originalmente se jugaría a las 15 PM, hora local.