La Real Federación Española de Futbol (RFEF) comunicó este miércoles la suspensión "con carácter indefinido" de las competiciones de todas las categorías de ese deporte en el país a partir del 16 de mayo, debido a un conflicto con el Gobierno por cuestiones económicas, entre ellas la de la venta de los derechos de televisión.

La suspensión, si se mantiene como tal, amenaza al desenlace de la Liga española de futbol, ya que el fin de semana del 16-17 de mayo está programada la 37 y penúltima jornada, y la 38 y última una semana más tarde. También está amenazada la final de la Copa del Rey (Barcelona-Athletic de Bilbao), el 30 de mayo en el Camp Nou.

"Se acuerda suspender todas las competiciones de todas las categorías a partir del día 16 de mayo con carácter indefinido. Al mismo tiempo, y una vez más, reiteramos el ofrecimiento de diálogo por parte de la RFEF al Gobierno de España", afirmó la Federación Española en su texto, después de una reunión de su Junta Directiva.

La RFEF relató en su comunicado su "disconformidad" con distintas cuestiones de reparto económico, relacionadas sobre todo con la supresión de beneficios de las quinielas (apuestas oficiales) y la comercialización de los derechos de televisión.