Arturo Vidal puede respirar tranquilo.

Chocó su Ferrari por conducir alcoholizado, fue arrestado, pero no se quedará detenido ni mucho menos, será expulsado de la selección de Chile que participa en la Copa América 2015.

Aunque el accidente en el que Vidal chocó con un Chevrolet blanco a 25 kilómetros de Santiago ocurrió la noche del martes 16 de junio, su situación jurídica y deportiva se definió la mañana de este miércoles 17.

Tras pasar por un juicio oral, las autoridades chilenas determinaron que el castigo para el futbolista será el retiro por dos años de su licencia de conducir y firmas mensuales en la embajada de Chile en Milán (recordemos que juega para la Juventus de Turín en Italia).

Además, Jorge Sampaolil, entrenador de “La Roja”, declaró que no marginará a Vidal de la selección y menos, en plena Copa América.

"No me nace mucho señalar o excluir a alguien porque comete un error”, declaró el entrenador argentino en la concentración de la selección.

“Yo hablé con él anoche y estaba muy preocupado por el accidente, por su señora. La situación de Vidal sería la misma que la de cualquier otro jugador, más allá de su trascendencia internacional”.

Además, Sampaoli aseguró que el compromiso que el “Rey Arturo” ha mostrado con la “Roja” en momentos anteriores ayudaron a que decidiera mantenerlo en el equipo.

"El compromiso nace del corazón y sentimiento y ahí es donde tenemos que llegar a esos jugadores y ahí es donde valoro que Arturo arriesgara (en el Mundial de Brasil 2014) su lesión o la final de la Champions”.

Chile tiene cuatro unidades en el grupo A de la Copa América y el próximo viernes enfrenta a Bolivia en la última jornada de la fase de grupos del torneo continental.