Boca y River, los equipos más populares del fútbol argentino y rivales históricos, se medirán mañana por la noche en el primer capítulo de la serie semifinal de la Copa Sudamericana, con dos "superclásicos" que dejarán marcas en el vencedor y en el derrotado.

River parece llegar mejor perfilado, con la misión de ganar por primera vez la Copa Sudamericana y de ir en busca de un título internacional que no logra desde 1997, pero Boca tratará de amargar a su enemigo eterno y de acceder por tercera vez a la definición de este certamen en el que se consagró en 2004 y 2005.

En los cuartos de final, Boca superó al paraguayo Cerro Porteño, al que venció 1-0 en Buenos Aires y por 4-1 en Asunción. River eliminó en duelo de compatriotas a Estudiantes de La Plata, también con sendas victorias por 2-1 y 3-2.