Previo a la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao; Mike Tyson se definió a sí mismo como “un asesino” dentro del ring, y un aficionado comprobó en carne propia que “Iron Mike” es un hombre duro.

El pasado viernes, durante la ceremonia de pesaje para la “Pelea del Siglo”, un hombre intentó tomarse un “selfie” con el exboxeador.

El problema fue que este fan no le pidió permiso a Tyson y se acercó rápidamente a él para ponerle un brazo en el hombro y tomar la foto.

Al sentir el contacto, Tyson volteó y con unos codazos le reclamó al aficionado su atrevimiento y, por supuesto, dejó en claro que no deseaba fotografiarse con él.