Las vacaciones de Cristiano Ronaldo continúan. El astro portugués dejó atrás la temporada sin títulos del Real Madrid y se dedica a divertirse y descansar en las playas de Francia al lado de sus amigos.

El delantero fue fotografiado por los paparazzis mientras estaba de fiesta en un yate en las costas de Saint Tropez en las que además de nadar y bailar un rato, les enseñó a sus amigos, todos varones, una de sus famosas celebraciones de gol.

Pero lo que llamó la atención fue la actitud cariñosa del crack con uno de los presentes. Cristiano se mostró efusivo con su amigo, con el que se le ve haciendo ejercicio, abrazándolo e incluso, tocándole sus partes íntimas por encima del traje de baño.