Los Mundiales de 2018 y 2022 están bajo el escrutinio de la FIFA luego de que se confirmara que el FBI investiga las irregularidades que se dieron en la elección para escoger a Rusia y Catar como sedes de estas Copas del Mundo.

De acuerdo con un funcionario del Departamento de Justicia de Estados Unidos, el FBI investiga “más allá” de las recientes acusaciones a directivos de la FIFA, y también le sigue los pasos a Joseph Blatter, quien anunció el 2 de junio su renuncia como presidente del organismo, informó el canal de televisión británico “Independent TV”.

En este proceso, la justicia estadounidense revisará las adjudicaciones a Rusia y Catar para organizar los torneos, como parte de la investigación sobre corrupción, lavado de dinero, fraude y asociación delictiva contra la FIFA, la cual comenzó el pasado 27 de mayo con la detención de importantes directivos del organismo en Suiza.