Sin tiempo para el descanso, así se le vio al estratega de la Selección Sub-20, Carlos Ruiz, quien minutos después de la victoria (2-0) ante Aruba, empezó a analizar a su próximo rival, Panamá, ante el que sus dirigidos se jugarán el boleto directo al Mundial de Nueva Zelanda, este miércoles.

Fue curioso ver cómo, junto con el entrenador de la selección mayor Iván Franco Sopegno, sentado frente a una mesa, utilizaba bolsitas de azúcar para ejemplificar a los jugadores, y así analizaba, primero a su equipo.

“Para nosotros el desgaste siempre es doble porque jugamos contra selecciones muy rápidas y potentes, pero hemos mantenido la entrega y el orden táctico”, comentó Ruiz.

“Siempre el partido más importante es el que sigue, ellos son rápidos y profundos a la hora de atacar”, dijo al referirse a Panamá.

Ruiz destacó la colaboración de Sopegno y su cuerpo técnico. “No todos tienen la ventaja de que el seleccionador de la mayor les colabore”.

Si derrota a Panamá, la bicolor sellará su boleto directo al Mundial de Nueva Zelanda, de lo contrario, deberá jugar un repechaje contra el tercero del grupo B, que puede ser Cuba, Honduras o Canadá.