Una carrera sin descanso han protagonizado Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, quienes vuelven a la acción en la Liga de Campeones, en los octavos de final.

Con esta competencia regresa el duelo entre las estrellas del Barcelona y del Real Madrid, Ronaldo busca hacerse del récord goleador de la competición, que tiene en su poder Messi.

CR7, quien triunfó en 2014 y ganó su tercer Balón de Oro, desafió hace un mes a su rival, aseguró que espera "alcanzar" al delantero del Barcelona, cuatro veces Balón de Oro.

"Mi objetivo es entrar en la historia del fútbol como el mejor", dijo Cristiano. Pero por el momento, tanto a nivel de palmarés como de récords, Messi (27 años) lleva la delantera.

Messi se convirtió en noviembre en el mejor goleador de la historia de la Liga española (269 goles hasta ahora) y después de la Liga de Campeones (75 goles), ante Cristiano, que tiene 72 goles en la Champions.

El Real Madrid de Cristiano jugará primero, este miércoles (13:45) en el feudo del Schalke 04, seis días antes de que el Barça de Messi vaya a Inglaterra a enfrenarse al Manchester City.

Un lapso que puede permitir al portugués igualar al argentino en caso de triplete en Gelsenkirchen, donde "CR7" marcó un doblete el pasado año (6-1). 

A Messi, le llega con un único gol el martes próximo en Manchester para igualar el récord de goles en competiciones europeas de clubes, que detenta Raúl González (77 goles). Pero, Cristiano (75 goles en esta clasificación) también está al acecho.

La dinámica parece haberse invertido entre ambos jugadores desde principios de enero: Messi está en plena forma y Cristiano parece haber frenado.

Autor de 14 goles en once partidos en 2015, Messi parece haber vuelto a un nivel estratosférico. En cuanto a Cristiano (sólo 4 goles en ocho partidos), ha brillado más por lo extradeportivo que por sus hazañas en el campo: ruptura con su pareja Irina Shayk, expulsión frente al Córdoba, polémica fiesta de cumpleaños celebrada tras la derrota 4-0 contra el Atlético de Madrid en Liga.

Pero, nunca se sabe quién puede ganar la partida.