El tenista suizo, Roger Federer, se convirtió en el primer jugador de la historia en ganar 300 partidos de Grand Slam, este viernes ante el búlgaro Grigor Dimitrov, en cuatro sets por 6-4, 3-6, 6-1 y 6-4, y se clasificó para los octavos de final del Abierto de Australia 2016.


El suizo de 34 años ya tenía el récord masculino de partidos ganados en torneos mayores, por delante de Jimmy Connors (233). Probablemente a lo largo de esta temporada superará a Martina Navratilova (306).
Alcanzando la segunda semana en Melbourne, Federer borra el negativo recuerdo de la tercera ronda del año pasado, cuando cayó ante el italiano Andrea Seppi. Fue la primera vez desde 2003 que no alcanzó las semifinales del Abierto de Australia, un torneo que ha ganado cuatro veces.


Vencedor por quinta vez en cinco partidos ante Dimitrov, el suizo cometió más errores directos (55) que su rival (44).


"Estaba en una posición difícil tras haber perdido el segundo set. Grigor jugó bien y yo me sentía mal", reconoció el antiguo número 1 mundial, que jugará en octavos con el belga David Goffin.